Contra la farsa electorera, contra la democratería y la cleptocracia :

Contra la farsa electorera, contra la democratería y la cleptocracia :

¡Golpe de Estado a la alcaldía de Bogotá! Una y otra vez REJO, hasta que aprendáis :

¡Golpe de Estado a la alcaldía de Bogotá!  Una y otra vez REJO, hasta que aprendáis :
Si la oligarquía va a por todas, procurad NO HACERLE EL JUEGO. Votad NULO. Tampoco seáis parte de este régimen.

Moraleja :

para Petro. No se le puede servir a dios (el pueblo) y al diablo (el régimen) en simultánea.

para los petristas. ídem

para los aguas tibias. ídem

para los oportunistas. ídem

para ingenuos, ignorantes, ilusos y desapercibidos. ídem

Preludio (#1.527)

     Él (Lavaque) tomó la mano de Bachué y felices caminaron por el campo saludando a las mariposas y colibrís que se enredaban en sus cuerpos, presentándose ante los elementales del agua, de la tierra y del viento.  De una pequeña mochila sacaban sueños que iban colgando en el cuello de todos los seres que conocían y a todos daban sus besos.

     Al llegar la noche los dos esposos buscaron un lugar en el cual todos los elementos de la naturaleza estuvieran presentes y que a la vez fuera iluminado por todos los astros de la noche.  Entonces dedicaron su pensamiento a orarle al Universo, entonaban melodías que los hacían vibrar con destellos de luz dorada.  Luego, dejaron sobre la hierba sus cuerpos y liberaron sus sueños que se fueron a jugar con los sueños de otros seres a mundos infinitos sin tiempo ni lugar.
Tiempo de Cantos, Edilberto Afanador Sastre; CAJIK, Casa Editorial, Cajicá, 2013; p.26

En tamal 19 de abril de 2.014

Gabriel García Márquez, in memoriam (#1.526)


Gabriel García Márquez, que en paz descanse.

Aracataca, 6 de marzo de 1.927 - México, D.F., 17 de abril de 2.014

Ha muerto en carne el último de los más grandes colombianos sempiternos.  Allá te reunirás con el magnífico Diomedes Díaz, auténticos valuartes del realismo mágico latinoamericano.

La soledad de América Latina; este es el discurso que leyó en Estocolmo, con ocasión del recibimiento del Premio Nobel de literatura.

Anécdota.  A esta lumbrera de la tierra caribeña tuvieron que comunicarle del Nobel en México pues se vio obligado a exiliarse allí debido a que el ejército colombiano lo andaba buscando por simpatizar con la guerrilla del M-19.     33 años más tarde la misma maquila estatal ajusticiaría por vía administrativa al alcalde de Bogotá, dicen algunas lenguas que por ser ex-guerrillero (del M-19).

En tamal 19 de abril de 2.014

A Tomás (#1.525)

Cliquée en el título de este tamal para leerlo
En tamal 19 de abril de 2.014

Pasión de nuestro Señor Jesucristo (#1.524)

Dé clic en la imagen o en el título de este tamal para leerlo

Crucificar al ideal de ser humano que estamos llamados a ser,
cada vez que nos desenfocamos de la armonía natural en nosotros,
es inadmisible.



En tamal 14 de abril de 2.014

La creación (#1.522)

A la Bachué, Guatavita, la Ayita  y el Lavaque
La creación-La mujer y el hombre soñaban que Dios los estaba soñando. -Dios los soñaba mientras cantaba y agitaba sus maracas, envuelto en humo de tabaco, y se sentía feliz y también estremecido por la duda y el misterio. -Los indios makiritare saben que si Dios sueña con comida, fructifica y da de comer. Si Dios sueña con la vida, nace y da nacimiento. -La mujer y el hombre soñaban que en el sueño de Dios aparecía un gran huevo brillante. Dentro del huevo, ellos cantaban y bailaban y armaban mucho alboroto, porque estaban locos de ganas de nacer. Soñaban que en el sueño de Dios la alegría era más fuerte que la duda y el misterio; y Dios, soñando, los creaba, y cantando decía: -Rompo este huevo y nace la mujer y nace el hombre. Y juntos vivirán y morirán. Pero nacerán nuevamente. Nacerán y volverán a morir y otra vez nacerán. Y nunca dejarán de nacer, porque la muerte es mentira.
Eduardo Galeano, MEMORIAS DEL FUEGO (1994) Volumen 1: Los Nacimientos

En tamal 6 de abril de 2.014

Tonantzin Tlalli Coatlicue, Nuestra Madre Tierra (#1.521)

...uno de estos está en México, donde está un montecillo que llaman Tepeacac y que los españoles llaman Tepequilla, y ahora se llama Nuestra Señora de Guadalupe. En este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los dioses, que ellos llaman Tonantzin, que quiere decir nuestra madre.  Allí hacían muchos sacrificios en honra de esta diosa, y venían a ella de muy lejanas tierras, de más de veinte leguas de todas las comarcas de México, y traían muchas ofrendas: venían hombres y mujeres y mozos y mozas a estas fiestas.
Era grande el concurso de gente en estos días y todos decían 'vamos a la fiesta de Tonantzin'; y ahora que está ahí edificada la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, también la llaman Tonantzin, tomando ocasión de los predicadores que también la llaman Tonantzin.  ...y vienen ahora a visitar a esta Tonantzin de muy lejos, tan lejos como de antes, la cual devoción también es sospechosa, porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora, y no van a ellas, y vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin como antiguamente.


12 de diciembre de 1531, Ciudad de México:
Esa luz, ¿sube de la tierra o baja del cielo? ¿Es luciérnaga o lucero? La luz no quiere irse del cerro de Tepeyac y en plena noche persiste y fulgura en las piedras y se enreda en las ramas. Alucinado, iluminado, la vio Juan Diego, indio desnudo: la luz de luces se abrió para él, se rompió en jirones dorados y rojizos y en el centro del resplandor apareció la más lúcida y luminosa de las mujeres mexicanas. Estaba vestida de luz la que en lengua náhuatl le dijo: «Yo soy la madre de Dios.»
El obispo Zumárraga escucha y desconfía. El obispo es el protector oficial de los indios, designado por el emperador, y también el guardián del hierro que marca en la cara de los indios el nombre de sus dueños. Él arrojó a la hoguera los códices aztecas, papeles pintados por la mano del Demonio, y aniquiló quinientos templos y veinte mil ídolos. Bien sabe el obispo Zumárraga que en lo alto del cerro de Tepeyac tenía su santuario la diosa de la tierra, Tonantzin, y que allí marchaban los indios en peregrinación a rendir culto a nuestra madre, como llamaban a esa mujer vestida de serpientes y corazones y manos.
 El obispo desconfía y decide que el indio Juan Diego ha visto a la Virgen de Guadalupe. La Virgen nacida en Extremadura, morena por los soles de España, se ha venido al valle de los aztecas para ser la madre de los vencidos.
Eduardo Galeano, Efemérides (1325-1536)

En tamal 6 de abril de 2.014

Inmanencia (#1.520)


De Bague te has formado en Guatavita

nutrida por el seno de la Bachué,

amorosa herencia

y del Lavaque.



No te alejen fantaseares

del vientre mudo,

de las aguas cantarinas,

de los montes y animales hacedores

que respetan

respetables



trascendentes.


Felices instantes, vida auténtica



Manuela



Tíos paOlA y mAuriciO


En tamal 5 de abril de 2.014

Poder popular (#1.518)


En América Latina vivimos, en las últimas dos décadas, movilizaciones cuya fuerza se hizo sentir con el derrocamiento de varios gobiernos de corte neoliberal, dándole una nueva faz al continente.  Un conjunto de gobiernos progresistas con mayores índices de soberanía y vocación integracionista se extendieron sobre el continente.

Sin embargo, simultáneamente con la entrada de esta nueva época comenzaron a sentirse los límites y rupturas del nuevo orden Latinoamericano.  Se evidenciaron entonces una serie de contradicciones en relación al modelo económico, y diversos sectores se organizaron alrededor de reivindicaciones sociales, ambientales y salariales que, en algunos casos, entraron en conflictos abiertos con los propios gobiernos progresistas.

Esto nos convoca a poner sobre el tapete el tema del poder popular para interrogarlo nuevamente: ¿Qué tipos de relaciones pueden existir entre el pueblo organizado y los Estados?  ¿Cuales pueden ser los verdaderos motores de un profundo y revolucionario cambio social?  ¿Existen límites a una revolución impulsada desde arriba?

En esta charla de Raúl Zibechi para la Videoteca de Pensamiento Marxista, el intelectual uruguayo reflexiona sobre el poder popular y realiza un recorrido por los ensayos de construcción en América Latina y más allá, argumentando la urgencia de su tematización.  Según Zibechi, el poder popular puede tener diferentes relaciones con el Estado tendiendo en unos casos hacia una relativa armonía y en otros hacia la conflictividad --pero esta tensión nunca desaparece puesto que el poder popular es en esencia autónomo del Estado.

En tamal 2 de abril de 2.014

Bague (#1.517)

 En tamal 2 de abril de 2.014

FEPE (#1.516)

En tamal 2 de abril de 2.014

Apuestas sucias (#1.511)

https://drive.google.com/file/d/0B0VhSwk_mamDclNCbXI4NmFPV2s/edit?usp=sharing
https://drive.google.com/file/d/0B0VhSwk_mamDclNCbXI4NmFPV2s/edit?usp=sharing
https://drive.google.com/file/d/0B0VhSwk_mamDclNCbXI4NmFPV2s/edit?usp=sharing
Interesante perspectiva, en parte para contrastar con el tamal #1.508 

 
En tamal 25 de marzo de 2.014

Desde y hacia abajo (#1.509)

En tamal 23 de marzo de 2.014

Participación política directa (#1.508)

Dé clic en la imagen o en el título de este tamal para ver el artículo.

Artículo a propósito del golpe de Estado en Bogotá.

En tamal 23 de marzo de 2.014

De la intentona en Venezuela al presente golpe blando en Bogotá (#1.507)

1.   adj. [Persona] que oculta maliciosa y cautelosamente sus planes y pensamientos.
2.   [Plan y pensamiento] de esta persona.
m. Desvergüenza, insolencia y atrevimiento.
En tamal 20 de marzo de 2.014

Clases sociales [o Mostrando el cobre] (#1.506)

A propósito del ardid oligarca* para aniquilar al alcalde de Bogotá y a la expresión democrática del electorado capitalino.

* Variante de golpe suave

En tamal, 20 de marzo de 2.014